06 marzo 2014

Día de la mujer trabajadora

Tengo la impresión -y creo que de ésto ya he hablado más veces, pero no lo encuentro- de que "mayormente" se hacen actos por hacer, porque hay que hacer algo (no sea que luego nos digan que no hemos hecho nada), para el día 8 de marzo sin tener claro cuál es el objetivo final ni cómo puede lograrse tal fin. Si es plenamente lícito hacer actividades novedosas para llamar la atención sobre la desigualdad laboral femenina,  no lo es que lo que se organice no tenga absolutamente nada que ver (puedes ver desdes sesiones de pilates hasta venta de juguetes sexuales, pero les animo a descubrir qué se ha programado en su localidad para tal fecha) . Por eso nada cambia mucho. Es un bienqueda apadrinado con escasa imaginación (probablemente planificado con prisa) y menor intención de cambio. Si no pregunten a Gallardón -que hará retroceder la historia de la mujer 40 años- cómo celebrará él la desigualdad.