05 marzo 2014

De cultura, culturas y poses culturales.

No es que yo quiera ser calvinista suizo, ni tampoco que la música me importe más allá de mis gustos musicales o sobre todo porque mi pequeña cursó las Enseñanzas Profesionales de Música (lo que para ella ha sido un logro placentero y para mí una admiración profunda), pero que los suizos puedan votar sus cambios constitucionales directamente y nosotros en cambio tengamos  una panda que por haber sido votados de manera indirecta (no solo van en listas en las que no puedes tachar a más de la tercera parte sino que además son representantes de partidos sustentados por el 0,25%  poblacional + los pagos oficiales del Estado y los donativos silenciosos) se creen que pueden machamartillear a un país. Bueno, que se me va la pinza, comparen vds. estas dos noticias.
Primero la Helvética.
Después la Hispana.
Ahora...