16 febrero 2014

Cine nostálgico.

Como el de barrio de la tele dominguera que convoca, además de a la Reina, según dicen, a más de millón y medio de viajeros al pasado que recuerdan tiempos de juventud, habrá un "Cine Tirado" que recuperará las pelis españolas actuales (algunas se salvan, claro) aunque enseguida las pondrán -que  no es lo mismo que ver- en el cine de la 2, o en la cuota obligatoria de cine español). Kilómetros de metraje tonto, lleno de tonterías que no aportan nada, ni siquiera las risas que deberían esperarse de una autodenominada comedia.
Todo esto a propósito de "Sólo para dos (Tu bikini en mi maleta)" que merced a la fortuna (¿?) de que me regalaran dos entradas fui a ver. Después de ver, hace años, "El otro lado de la cama", estos desinspirados intentos aburren bastante. Los actores, o bien no leen los guiones, o aceptan todo (por la crisis). Flaco favor a su profesión que se recompensa con seis personas en la Sala. Pésimo favor al cine subvencionado o promocionado por el Ministerio de Cultura (quizá por ser una producción Hispano-Argentina-Venezolana, no lo sé). Hay un juego sicológico sobre ganancias y pérdidas que enseña que es mejor que todos ganemos aunque ganemos menos. Aquí todos perdemos. Mal rollo.