12 enero 2014

Los tíos buenos.

Los había visto antes, pero no me había fijado mucho, a mí los músculos no me gustan en ellas ni en ellos, aunque evidentemente soy capaz de reconocer chicas guapas (-y chicos también). Fue mi hija quien el otro día, ayudando a los RR.MM. a comprar deseos de otros, me hizo caer en la cuenta de los tíos buenos que se dedicaban a cobrar a los compradores (mujeres, evidentemente). También me aclaró, en el interrogatorio que le hice con la exclusiva intención de aprender algo del pensamiento femenino, que sí, que esos chicos pelín más altos que yo y mucho más musculados (iban en camiseta ajustada), son los que a ellas les gustan. Por lo visto el músculo mola. Así que imagino que el Observatorio de la Imagen de las Mujeres, y aún reconociendo que a ellas se las utiliza más (quiero hablar de esto otro día), debería cambiarse para ser Observatorio de los Estereotipos Degradantes. Si los tíos cachas de las tiendas de moda no son una utilización sexista de la imagen personal voy a tener que muscularme entonces, pero conociéndome paso.Objeto a ser objeto.