03 diciembre 2013

Pidió tres deseos a la guardiana de los bosques.

Tres cosas le he dicho, que quiero que sea, a quien más quiero:
La primera que sea buena persona
(yo que sé que en este mundo darwiniano solo los salvajes progresan  y que además deseo a toda costa no ser buena persona, le pido a ella que lo sea, que lo sea siempre)
La segunda que sea feliz
(yo que no me reconozco feliz más allá de cuatro instantes en la vida, que tomada la vida en una proporción de 24 horas supondrían si acaso un par de minutos, deseo desde que nació, por encima de todo, que sea feliz)
La tercera que haga una carrera, la que quiera
(yo que sé que tener una carrera hoy en día vale menos que un insulto televisivo, le pido que estudie, a pesar de Wert).