05 noviembre 2013

1 dios, 2 dioses, 3 dioses...

Los dioses se encarnan en fogones vitrocerámicos. Se matan entre ellos por pelear. Se multiplican por todas partes para que solo quede uno. Se admiran odiándose sin piedad. Cualquier bata blanca de cualquier rincón considera que el cielo está en su paladar y que su esquina es Main Square. Los dioses originan gnomos endiosados, llenan aulas y dejan amar su pose. A veces dicen que como su abuela nadie, pero a la yaya le faltaba la forma y figura. ¿Qué es nada sin un truco de magia imposible de reproducir en casa?