15 octubre 2013

Progreso Natural.

Estudiamos -de niño- eso de nacen, crecen, se reproducen y mueren y nos lo creemos, aprendemos a verlo como un proceso natural en el que se dedican unos años a cada cosa. Esperamos por tanto un envejecimiento en el que poco a poco se vaya apagando la vela, como en las pelis, como mi lala. Pero hoy en día asistimos al apagón. La gente vive más o menos estupendamente, a veces pasas una semana en el hotelito frente a la ermita del Puerto y vuelves a casa reestablecido por una temporada larga. Larga. Pero otras veces, ves a alguien tan sano y poco después te dicen que ya no está. Así, sin despedida, secuestrado sin rescate. Cada año nuevo que comienzo pienso en esto. No me digáis que no es deprimente.