20 octubre 2013

Don Gonzalo.

Hace tres días acompañaba a GHB en el inicio del Taller Literario de la Universidad Popular. Un taller que comenzó en el año 2001 gracias a tres empujones, el de Á.V., el del mencionado escritor y el mío (erre que erre). No expuse a los 15 talleristas de este curso las virtudes literarias de su paradoja, ni  de su espíritu; tampoco hablé de amapolas, ni de ninguna conversación (las que yo sostengo, durante unos minutos, cada jueves con él son mi tesoro). Las presentaciones en la UP son de tú a tú. Tampoco hablé de sus reconocimientos (del último, no he tenido idea hasta esta misma mañana a través de un buen amigo del hasta ayer profesor de mi hija). Sin embargo Don Gonzalo no es amigo de explosiones festivas. De hecho, su próximo inminente libro, -como viene siendo habitual- no se presentará ni en auditorios, ni en salas o salones. "Tú lo dejas ahí y quienquiera que lo adopte" -bromeé con él. Felicidades, profesor de la U.P. de Plasencia, me alegro de que aunque huyas de las glorias éstas no dejen de acecharte. Salud.