09 septiembre 2013

Perpetuum mobile.

Estaré, dijo, pero nunca estuvo. Era un movimiento perpetuo improductivo que gradualmente provocó el paso de la admiración al hastío. La energía solo se transformaba, pero no creó nada. Lo que no puede ser no puede ser y, como cualquier máquina que funcione de manera constante, es imposible por pura lógica física, salvo experiencia cuántica irrealizable. No se puede estar y  no estar. Diga lo que diga  una sonrisa.