22 julio 2013

Un nuevo adiós.

Extremadura hubiera sido una potencia mundial en desarrollo informático, pero como la medicina, que sin fe cura poco, aquí faltó fe desde el principio. Nada más lamentable que ver a un dignatario de la Junta usando windows mientras se hablaba de la implatación de Linex, nada más triste que el rechazo social de amplios sectores educativos a su uso. Ni los médicos -que son corporativos al máximo- se opusieron tanto a su Jara.
Una de las mejores cosas era el correo @extremadura.es, a mi me gustaba presumir de ello porque nadie tenía nada igual. Nunca se cuidó, claro. Muchas veces dejó de funcionar y otras se te pedía que dijeras si el sitio era de confianza.Todo por no pagar una pequeña cantidad para obtener un certificado de sitio seguro.
Ahora se acabó el problema definitivamente. Mi correo julio.perez@extremadura.es y el de todos los demás (se hizo en su día una gran campaña para usarlo) desaparecen. Muchas gracias-me dicen- por haberlo usado. De nada, hombre, si ya sabemos que lo nuestro es campo, pobreza y turismo de interior.