11 abril 2013

Ardillita feliz.

Una ardilla recorría España de árbol en árbol sin pisar el suelo, cuenta el mito -seguramente falso-, y otra ardillita no era capaz de ir desde la Universidad del río a la Universidad de los militares sin saludar a muchas otras ardillitas, y aunque no conocía a todas, con todas hablaba e incluso más de una le paraba, retrasando su cita más de la cuenta, cuenta el mito, cierto y verdadero. La ardillita se sentía feliz.