29 marzo 2013

Santones.

La razón será la fecha, pues aunque hay Sindonólogos repartidos por el mundo dispuestos a mostrar, en cualquier momento y lugar, la bondad de la Síndone, es ahora -digo-, cuando unos tienen especial interés en la virtud divina del lienzo y otros en lo opuesto. Hay sin embargo curiosas concesiones: Mientras me preparaba esta mañana para ir a empaparme, en una buena cantidad de agua caída del cielo, con la excusa de pescar truchas, escuchaba SER Historia empeñada en mostrar el lado humano de la muerte de un tal Jesús, y a la vez dispuesta a otorgar la veracidad más crédula al paño de Turín, para que, con los mismos argumentos, un forense de Granada explicara que Jesús no murió en la Cruz, sino que hasta el lanzazo le sirvió para que evitar encharcamiento de pulmones y así, cuando le iban a enterrar, se encontraron con que en verdad estaba vivo. No explica bien, no obstante, qué clase de UCI instalaron en Judea capaz de rehabilitar totalmente a alguien que había sido tan maltratado, aunque tal vez el "sindonado" quedó cojo de por vida. Ciegos, unos y otros, se empeñan en conducir al resto de ciegos (nosotros). Como si importara mucho, más allá del folclore ateo o cristiano, sacar un santo o una vagina. Eso sí, ya está bien de prohibir las procesiones ateas. Opino.