25 febrero 2013

Filosofía.

Pasó por Platón y se sorprendió de La República. Salvando distancias, las afirmaciones de hombres y mujeres iguales aún no han sido alcanzadas por muchos habitantes del siglo XXI.
Recorrió a Kant y volvió a descubrir cómo los conceptos de la Unión entre naciones, inspiradores de Organismos Internacionales, y la única posibilidad de verdadera democracia en forma de República, no han entrado en las mentes decimonónicas nacionalistas españolas.
Subyugó su mente a la afirmación kantiana: “conceptos sin intuiciones son vacíos, intuiciones sin conceptos son ciegas”.
Es mejor, sin duda, digo yo, saber cómo funcionan las cosas que como se llaman.