26 enero 2013

A vueltas con Rayuela.

Me manda Dª Consejería de Educación mail (a través de Rayuela), informando de que el servicio de notificar las faltas de asistencia a través de sms enviado al teléfono móvil, ha vuelto a reactivarse. Eso sí, para ello debemos suscribirnos pidiendo ese servicio. Imagino que el ahorro será considerable (aunque muchos particulares tenemos sms gratis, o wasapas, tengo claro que la administración no obtiene nunca ese tipo de ofertas a pesar de pagar millones en telefonía) ya que ni siquiera el veinte por ciento de los padres entra a la plataforma para ver estos correos, y de esos veinte habrá unos muchos que consideren inútil (yo, por ejemplo) tener una plataforma tan solo para recibir un sms el día que tu hijo ha faltado porque se iba de excursión con el Centro. Mucho ruido, por tanto, y pocas nueces (todo es un recorte disfrazado). 
A ello se une otro mail (y lo digo ahora, para que nadie quiera imaginar que mi opinión es fruto de los resultados que obtendrá mi hija sean los que sean) en el que me indican las particularidades de la VIII Olimpiada de Biología a la que concurre. No sólo será el profesor quien tenga que llevarlos a La Serena (gracias H.) sino que además el IES tiene que pagar 30 € y el menú será un bocadillo. ¡Guay!, todo por la ciencia y los buenos estudiantes. Habrán de ser malos para que reciban 1.000 euros, o al menos un menú digno.