28 diciembre 2012

No para mí, gracias.

Todavía alguien que me conoce poco me envía PP (Power Points -¡qué antiguo!-) sobre cómo hemos de vivir la vida, o algún tipo de Desiderata, Reflexiones de Confucio o de la madre que trajo a la bondad infinita (perdón por mi torpeza). La verdad es que no lo deseo porque mi primera pregunta es siempre sobre la vida misma. ¡Lo difícil que es vivirla! Y encima hay que vivirla así, de esa no sé qué forma magnífica, para poder ser más feliz e incluso más rico. Si ni pudimos con lo de la otra mejilla... Bastante tenemos ya no con vivir, sino con sobrevivir, como para pasar al siguiente nivel. Game Over.