23 diciembre 2012

Felicitación de Navidad.

Este año no voy a desearos Feliz Navidad. Siempre ha sido una frase demasiado manida, pero os juro que yo lo he sentido cada año. He sido un defensor, seguramente por inconsciencia o edad, de estas fechas. Ahora me están produciendo más tristeza que alegría. Cada encuentro en la calle es un parado más y los muchos actos solidarios dan muestra de la incompetencia de lo público. Diría que volvemos a palio, pero el paliado no nos quitó la paga extra, así que vamos a peor. No puedo por tanto desearos Feliz Navidad. Seguramente publicaré el Christmas de Pilar pero no os diré Feliz Navidad.
Os deseo, sin embargo, que en la medida de lo posible compréis productos extremeños, que consumáis en comercios locales y sobre todo que disfrutéis de la familia (es lo único que queda al final), y que para ello no habléis ni una sola vez de política ni de religión (el opio siempre ha causado muchos males). Brindad con una copa de vino y daros muchos besos. Os deseo -me deseo eso-, pero no Feliz Navidad. Es imposible ser feliz con lo que pasa a nuestro alrededor. Abrazos y besos para todos. Nos vemos en algún sitio solidario. Seguro.