19 noviembre 2012

Vamos para arriba.

Ya lo dije en 2009 y lo vuelve a demostrar ahora Lo Imposible, en cuanto los directores y productores, o quien quiera que sea el culpable, dejen de mirar en el ombligo de la Guerra Civil Española con fanfarria publicitaria izquierdista y antirreligiosa, los españoles acabarán yendo al cine. Seguro. Y además el cine ni siquiera necesitará subvencionar estómagos ideológicos agradecidos.