12 noviembre 2012

Protesta.

Si las Iglesias se vaciasen como protesta a los múltiples privilegios (asignación euromillonaria estatal, exención fiscal o estatuto especial de los profesores de religión) o si los Campos de fútbol se desertaran como protesta a los también múltiples privilegios (deudas millonarias a la S.S., impagos, Audis ¡qué maravilla!) habríamos llegado al punto en el que la cosa empezara a cambiar, más allá de lo que suceda el 14N., pero nadie está dispuesto a arriesgar su alma o, peor aún,  su ocio para que los dirigentes tomen nota.