11 octubre 2012

Consejeros.

Mientras se gestaba la supresión de las Cajas (y a mí solo me interesaba la de Plasencia que fue asesinada en Caja Extremadura) los consejeros se reunían, o tan solo aparecían para recibir un cheque, dietas y regalitos, ningún dirigente político alzó la voz, peleó o intentó salvar algo más que su culo. Hoy, que se habla de la extinción y pérdida de muchos empleos, -Monago dice que se entera por la prensa- la cosa ya tiene poco remedio. Espero que los cheques y las prebendas recibidas, por tantos consejeros en tantos años buenos, les hayan proporcionado muchas satisfacciones personales y privadas.