31 octubre 2012

Churritas y Merinitas

Cada vez hay más comentarios (o lo mismo son menos, no presto mucha atención, pero haylos contundentes) en contra de la celebración de All Hallows' Eve (Víspera de Todos los Santos), más conocido como Halloween. Es la misma batalla navideña contra San Nicolás (a mi me la trae el rollizo rojito, pero tampoco me molesta, porque no creo en la exclusividad de dar regalos). El caso es que no sé si lo que molesta es una cuestión cultural (los otros celebran otras cosas y para distinguirnos de ellos nosotros no), lo cual es estúpido porque sería como vestir a un Sami con abrigo y bufanda, o lo que molesta es cosa de fe (y es que ni el Vaticano cree ya en la exclusividad religiosa). Sin embargo lo que temo es la maldita suma infantil que nos repetían imposible: no se pueden sumar churras y merinas (ni peras con manzanas) ¿Qué tiene que ver gente disfrazada, pasándolo bien, con que yo vaya al lugar donde se arrojaron las cenizas de mi madre? Todas estas polémicas pseudoreligiosas nos ocurren por no haber estudiado bien las mates de chicos y seguir sumando dos términos incongruentes. Más estudio y menos demagogia.
Nota: La versión izquierdista del asunto versa sobre el imperialismo americano. Otro error matemático común.