17 septiembre 2012

De derechas o de izquierdas.

Siguiendo con mi teoría de que la riqueza es un pastel limitado y de que si uno come dos pedazos alguien se queda sin comer. Podríamos distinguir en nuestros administradores de la polis (presentes y por venir) dos tipos de candidatos. Si consideramos el pastel como un euro (siguiendo aquel famoso simil de cien pesetas del otrora famoso Borrell) un adminipolis de derechas no tendría ningún reparo en quedarse con cincuenta céntimos suprimiendo cualquier derecho social, laboral y sanitario para el resto, mientras que un adminipolis de izquierdas defendería que todo el mundo tuviera los derechos mencionados pero también se quedaría con los cincuenta céntimos, con lo cual necesitaría algun Deus ex machina que solucionara la papeleta.