24 agosto 2012

Vuelve el amor.

Lo mismo es sólo filosofía del ágape (ya hemos visto cómo el amor ha sacado de las residencias a muchos ancianos reunificando unidades de convivencia). Aunque siempre se habló de la costa del pariente, ahora los españoles redescubrimos los encantos de nuestros orígenes y las maravillas de reencontrar nuestros genes y memes con la familia del pueblo, viviendo con ellos, como si de un reality se tratrase. Piscinas naturales, chorizo casero y fruta campera son algunos encantos añadidos a este renovado amor familiar. Algo similar pasó hace años con las islas, que de desear ingleses se pasó a añorar godos. Es amor, sin duda, ni balanzas comerciales ni crisis. La familia como valor ideológico. Ya lo ha dicho Soria, veranear en España es lo más in.