30 agosto 2012

País de origen.

Parece que volvemos a casa. Incluso la grande grandísima dejará Asia y volverá a casa. Es lógico, el salario ya no es lo que era (aunque nunca lo fue) y los esclavos se encuentran a la vuelta de la esquina. Como antes, no hace mucho, cuando iban los señores a la plaza y elegían a dos o tres suplicantes para trabajar ese día. ¿Quién te enseñó a soñar con que el futuro podría ser mejor?