21 agosto 2012

Agosto.

Difícil para los periodistas (y los medios) éste en el que no se hace ningún agosto, mírese por dónde se quiera mirar, y en el que no hay una mala noticia que llevarse a la pluma. Salvo informes de actuación policial poco más. Con estos calores hasta los blogs cierran o se aperezan.