24 julio 2012

Santa Elizabeth Gilbert

Leo "come, reza, ama", un bestseller al que le tenía ganas, y no dejo de pensar en el libro como una versión de una nueva santa Teresa de Jesús, cuyas obras completas -por cierto- acabo de catalogar, aunque solo he leído Moradas del Castillo Interior, eso sí, una Santa Elizabeth atea dispuesta a llegar a conocer la paz interior por métodos no usuales (como hizo la de Ávila). Lo peor es que acabo de enterarme de que el Tejano murió hace años. Si como crítica vale, me gusta más cómo come que cómo reza y me aburre más cómo ama. La peli, ni idea, ni pienso verla.