22 julio 2012

Hace unos días, en un grupo de 14 personas, todos asentíamos que el precio de las entradas de cine era no asumible por los salarios. Este estudio es muy detallado al respecto. Ayer mi padre decía que cuando tenía su negocio compraba el periódico a diario y que valía 1,50 (no euros sino pesetas). Temo que los procedimientos médicos hayan creado un error en este cálculo, pero tampoco soy capaz de extrañarme de que en una extraña mutación, desde el año 1976, el mismo dígito haya perdido su cualidad pesetas y se haya transformado en euros. ¡Bárbaro!