23 junio 2012

Turing

Ni en su estudio hace ya años, dentro de la Psicología Cognitiva-computacional, ni en la relectura de hoy (100 años cumpliría) he sacado más que las dos conclusiones siguientes: 1. Que Turing, por mucho que se quiera contar (descifrador de Enigma) nunca construyó una máquina, y 2. Que una máquina siempre puede imitar a otra máquina. Prueba evidente es la resolución de la palabra Google de hoy, a la que he llegado por el método menos humano (el pensamiento humano se caracteriza por la hipótesis e innecesidad de ensayar todos los supuestos) que a su vez es el más humano de todos (diga lo que diga el pensamiento, actuamos casi siempre así): El método de Ensayo y Error.