11 junio 2012

Rayuela.

¡Oh, dolor! desde el uno de junio, -y yo sin enterarme hasta ahora- se ha acabado el servicio de notificación de faltas de asistencia de los alumnos vía SMS de la enseñanza pública. Me alegro mucho, porque justificase las faltas vía papel tradicional o vía correo electrónico, o ambas a la vez, no dejaba de recibir, cuando sucedía, un SMS notificando la falta de asistencia. He recibido incluso faltas de asistencia cuando la propia profesora llevaba a los alumnos de excursión. Todo un logro, mire vd., ubicuidad a la carta. ¿Qué será ahora de Rayuela ya que era para lo único que se utilizaba o lo utilizaba el 99% del profesorado? ¿Terminará como Linex o volveremos al sistema tradicional de controlar a nuestros hijos? Mira que la idea es buena, pero hay cosas que aún siendo buenas no funcionan. Es así, el juego ha caído en la casilla del purgatorio.