23 mayo 2012

Dar sin esperar.

Me comenta un buen pintor cómo cuando empezó a dar, él recibió el triple y que a partir de ahí se dio a conocer y la gente compró su obra. Lo cual no es como aquello de dar sin esperar nada a cambio. Y por lo mismo me lleva a pensar que no deja de ser un estadio inicial de la moral -según Kohlberg- que dice algo así como: El niño entiende la reciprocidad en base a una regla considerada universal "si tú haces algo por mí, yo haré algo por ti".
Aunque a lo peor me equivoco. En asuntos tan resbaladizos como estos (osea en asuntos tan resbaladizos como mi propio blog) no hago más que emitir una opinión personal que tal vez sea errónea. Quién sabe.