07 febrero 2012

No estar ahí.

Lo guay es no estar ahí sino en la otra parte. Te faltan las prebendas y las sumisiones, las entusiastas felaciones y las frases complacientes tipo: lo que mande usía. Pero la ventaja es que puedes decir lo que harías si estuvieras ahí, que fue justo lo que no hiciste cuando estuviste ahí.