24 febrero 2012

Cabezón

¡Ay, Cabezón, Cabezón!
te pierde tu condición.
En la caverna ideológica
nunca se sentó Platón.
¡Ay, Cabezón, Cabezón!
flipas con la condición
de ser señor Director
aún digo más, escritor,
más se te nota el coló.
¡Ay, Cabezón, Cabezón!
aunque todo sea mejor
tú, OPOSITOR.