25 febrero 2012

Aplausos

Aplauden en Alemania y en Francia. Ahora también en Washinton con Obama a la cabeza. La actuación, el espectáculo, la obra, debe ser genial pero las entradas parecen excesivamente caras.