24 enero 2012

Fotos de pijos.

Diversos contactos han enviado a mi correo unas fotos publicadas y aireadas por los medios más rancios de la derecha en el mes de setiembre. En ellas (dos afotos) se ve al otrora símbolo de la izquierda en un yate con su mujer. Lo que todos quisiéramos: un yate y una moza un montón de años más joven. Unos diitas en el mediterráneo en plan tortolito tras haber realizado una visita didáctica familiar al mar Egeo en el mes de agosto. Quien no quiera eso que lo diga. Lo peor del asunto es que no somos ninguno de los cabreados quienes salimos en la foto, que si no, de cabreo ni hablar. La duda que me queda de todo esto es: (ahí va mi oficio) dónde quedan almacenados los recuerdos (el cerebro mantiene todo) sobre el capitalismo, Franco y el Azor y sobre todo, bajo qué alfombra -seguramente de lana persa exclusiva- se ocultan.