27 diciembre 2011

Uno y quíntuple.

Aunque la milloria (mayoría+ millones) usa otro, nosotros somos más de un millón y hay gente que usa los dos. Cuando abandoné las ventanas no existía aún nada igual gratis.
Acabo de abrir otra sucursal de ubuntu one en mi tableta androide. El proceso no ha durado treinta segundos (lo juro). La tableta ha leído el código QR se ha conectado al lugar, lo ha descargado y he tardado más en poner mi contraseña que en sincronizar archivos. Así que entre ordenadores personales, tableta y del curro -porque también funciona bajo windous- tengo una quintunidad que en realidad es una sola (¡Ay, Agustín, Agustín, San!). Si quieres conservar tus archivos personales y llevarlos de un lado a otro sin pen, ni discos extraíbles y usas ventanitas sólo tienes que descárgatelo aquí; si lo quieres en tu móvil androide, acá; y si eres de la manzanita también. Si eres de ubuntu, seguro que sabes de esto más que yo.
Nota: A pesar de todo, lo sé, puede que en algún momento pierda mis archivos o los últimos aún no subidos. Por más copias de seguridad que he hecho en mi vida siempre ha habido alguno desaparecido o muerto en combate. Va en su naturaleza (como la fábula del escorpión) o en la de sus enemigos.