30 diciembre 2011

Calleja de la Prosperidad.

"Este año no podemos decir próspero", me espeta una persona crítica con el nuevo orden. Pero los funcionarios siempre hemos sido la moneda de cambio. ¿Prosperidad siendo funcionario? Imposible. ¿Respeto por quien gobierna? Pues casi nunca. ¿Culpables de todo? Of course. Llevo años ganando lo mismo, o similar, o menos (gracias a mi Penúltimo presidente del Gobierno), y en el mismo cargo administrativo. Haylos que saben aprovechar los cambios que van y vienen cada cuatro años (curiosamente los mismos siempre) pero otros nunca vemos luz. Jamás.