26 noviembre 2011

El ingenio literario de D. Juan Ramón S.D.

Mi "compañero de fatigas culturales", como me ha nombrado él también, publica un nuevo libro (pide disculpas por publicar dos en un año pero yo me alegro de que así suceda). Es difícil quedarse con una de estas palabras menores "el número de palabras no es lo único que importa" dice un cariño a su cariño (no sabemos el sexo), tampoco importa lo grande del objetivo (¡qué retintín más poderoso!). Es en estos relatos, llenos de juegos de palabras donde Juanra deleita mejor que nadie (Cortometrajes, Cuaderno Escolar) aunque ya ha escrito una biblia potente (¿el libro que se llevaría a una isla desierta?). El caso es que de cada uno de los cincuenta relatos que contiene el libro, y que afortunadamente he tenido entre mis manos una de las noches hospitalarias que ahora me atrapan, podría transcribir un ingenio sorprendente de la inteligencia del autor, pero es mejor que lo disfrutéis vosotros de primera mano. Aún así, y porque me enamoré del relato cuando lo leyó Gonzalo Hidalgo Bayal en una inauguración de un curso en la U.P., no puedo menos que admirar ¡cómo diablos, Juanra, ha tenido acceso a las palabras reales en las que el criado del rico mercader se enfrenta a la muerte!