10 septiembre 2011

Sabios Profesores

Mientras pagaba, mi hija echaba un vistazo a las reseñas y comentarios exteriores del último libro de Gonzalo Hidalgo. Recordaba la cantidad de sintaxis que aprendió con él y el modo "indirecto" de enseñar, exclamando que lo echaría de menos. Hay profesores que marcan tu vida. Yo tuve un par, mi hija -afortunádamente- supera la media, al menos dos en Primaria y varios más en Secundaria.
Lamentablemente él y otros buenos profesores no iniciarán el nuevo curso por júbilo anticipado. Al volver a casa al anochecer nos cruzamos con A. profesor que durante años (dos ha tenido en suerte mi hija) ha hecho amar a los alumnos la física y la química. También alcanzó los sesenta. "Jo" -fue la protesta de mi hija seguida de un montón de frases más sobre echar de menos y la invocación a los cielos para que los que vengan nuevos sean tan buenos. Profesores sabios que son sabios profesores.