20 septiembre 2011

La pregunta vital

Visitas, entradas, salidas, parabienes, besos y abrazos, llamadas, respuestas, correos, todo ello sin parar, y la eterna pregunta, la que llevo escuchando desde años y dejé de escuchar dos: ¿Tengo que venir muy temprano?