11 septiembre 2011

Dibus familiares

Desconozco si alguna asociación, organización o estado ha emitido protestas por la emisión continuada de Shin Chan (o como se escriba). Las pocas veces que he coincidido con un episodio (esta mañana sin ir más lejos mientras leía la tableta) la madre siempre ha maltratado físicamente a su hijo o al marido. En los dibus que veíamos de pequeños todo era irreal : Un coyote, un gato, incluso un popeye (y aún así algunos hablaban de su violencia). Lo de los japoneses es -tal vez soy un carcamal purista o no tengo idea de nada- una visión de que los tortazos y chichones son cosa normal en casa. Me sorprende, repito, porque hoy en Autonomilandia uno puede acabar en la cárcel por dar un tortazo a su hijo en público.