05 septiembre 2011

Correcciones

Los profesores han devuelto, corregida, a Aguirre la carta que les envió. No voy a defender a los profesores, lo siento. Y espero no perder la amistad que tengo con muchos. Conozco a muchos profesores geniales, trabajadores, esforzados y preocupados por los alumnos, pero son también legión los que van clase dispuestos a que los alumnos lean el tema en voz alta, quienes no realizan ningún esfuerzo en crear clases dinámicas ni pedagógicas, quienes están totalmente desmotivados y que, por supuesto, no emplean la diferencia de horas de trabajo real con un trabajo en casa corrigiendo, programando y mejorando la manera de presentar los temas a los alumnos. Quizá la diferencia horaria habría de hacerse en el propio lugar de trabajo, así todo el mundo estaría contento. Ellos demostrarían fehacientemente que dan todo el horario y Aguirre no exigiría dos horas más.
Y lo que coleará.