28 julio 2011

Motos cuánticas

Llego a uno de los cruces más complicados de Bipolaria (¡y mira que los hay gracias a la posibilidad de aparcar en cruces o sobre pasos de cebra!) situado en San Juan, entrando por Calvo Sotelo. Por ahí te las pueden dar desde tres frentes y solo tienes visibilidad en la mitad del cruce. El caso es que prudentito de mi paro para ver y en ese instante oigo el ruido de una moto a mi izquierda cuando consigo enfocarla en el campo de visión ya ha cruzado y la diviso a lo lejos zumba que te zumba. Veo, eso sí, que el usuario no lleva casco. Más allá de maldecir mi lentitud o su rapidez, me doy cuenta de que moteros como este son la avanzadilla empírica de la partícula de Dios. Y que los investigadores cuánticos harían bien en consultarles primero, así sus experimentos serían más realistas. Estar en dos sitios a la vez es para ellos lo habitual.