26 marzo 2011

Vida y Milagros de Sheen

La frase “pagar por sexo es en realidad pagarles por irse cuando ya terminaste” se la robé a Cary Grant. Creo en ella hasta cierto punto, pero también tiene que ver con evitarme la molestia de tener que salir con alguien, pasar el tiempo, pasar a buscar, llevar a casa, blablablá. Todas las mentiras y los engaños. Prometer que vas a llamar y no llamar...
Marcaría el límite en dos. Pero incluso con dos, siempre hay alguien que se pone celoso. Incluso si es idea de ella, una siempre sale enojada. Algo pasa y te pasás el resto de la noche disculpándote por algo que ellas iniciaron. Muchas veces estás con tu novia estable y ella invita a una amiga, se toman un par de tragos y te dicen: Ey, ¿qué te parece? Antes de darte cuenta, ya estás adentro. Y entonces le prestás más atención a una o a la otra y hay problemas. Dos mujeres es una gran fantasía masculina que se ve mucho mejor en los papeles que en la realidad...
¿De dónde viene mi apetito de autodestrucción? De pasar mucho tiempo queriendo cosas que no podía tener, como mujeres, dinero y acceso. De los 10 a los 16 vi a otra gente satisfacer esos apetitos; y yo no quería acompañarlos en su viaje sino ser el dueño del auto.
La fama te da una sensación de poder. Mi error fue creer que sabría instantáneamente cómo manejarla...
Mi padre me dio un consejo bastante malo: sé siempre honesto, y lo hice. Me pregunta por qué soy tan honesto con la prensa. Supongo que porque soy honesto en todo los otros lugares. La mayoría de mis cosas parecen mentiras, pero todas mis historias son verdaderas, y ése es el problema...
Ahora estoy bajo los efectos de una droga. Se llama Charlie Sheen. No está disponible para ustedes porque si la prueban se morirán.

Lo que sé (Charlie Sheen)