04 febrero 2011

Mi amigo

Primero piensas que nunca te va a pasar. Luego que si te pasa jamás vas a llorar. Más tarde te descubres haciéndolo por tu madre y más tarde, aún, lo haces por aquellos con quienes has vivido los mejores momentos de tu vida, aquellos de mochila y autostop, de suelo duro y manzanas robadas, de parlez-vous français ? y abajo Franco, de tiempos difíciles y también de navidades a solas, de rezos y acampadas. Al final te descubres llorando sin parar y corres, sin correr pero lejos, muy lejos. Lejos. Ójala no ponga aquí tu foto, cuando eramos más que una sola persona.