25 febrero 2011

Cerca del dos de marzo

Por mera coincidencia o tal vez deseo inconsciente (vaya usted a saber) me he sumergido otra vez (la primera fue hace tantos años y llevado de la mano de Sartre, que no creo sacara el jugo que el libro merece) en Una muerte muy dulce: "Dura tarea, la de morir, cuando se ama tanto la vida"..."Prever no es saber: el golpe fue tan brutal como si no lo hubiéramos esperado" Tras este coqueteo con la muerte, recalo en Camus "El mito de Sísifo" cuyo comienzo dice: "No hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio".
(Mi corazón espera/ también, hacia la luz y hacia la vida,/ otro milagro de la primavera) A.Machado