21 diciembre 2010

Sin animo de ofender

Tal vez, sólo tal vez y sin animo de ofender a nadie, quizá, sólo quizá, no lleguemos nunca a los estándares por más que ampliemos nuestra edad de jubilación a los sesenta y siete o a los setenta y cinco, porque podría ser que tengamos una generación y media perdida, llena de jóvenes que ya rozan la cuarentena ,que no han trabajado nunca, ni intención que tienen, que siguen viviendo en casa de mamá y no piensan independizarse nunca.Tal vez, podría ser, sin ánimo de ofender.