15 diciembre 2010

Microrrelato

Le dió un beso y sintió pararse el mundo. Cuando levantó la vista, lo conocido había dejado de serlo. Nada quedaba en pié tras la bomba.