29 noviembre 2010

Sin pulso

Si tienes trabajo puedes quedarte sin él. Si no lo tienes, bueno, aún te queda el aire para respirar, estas vivo ¿No te produce eso alegría? Bien, es magnífico. No te quejes, puedes irte. A nosotros no nos tiembla el pulso, así que cuanto antes te hagas a la idea mejor. Deja que te lo explique: Nos importa una mierda que la gente se arroje a las calles a pedir o que tenga que trabajar en condiciones míseras, te vamos a quitar todos tus derechos ahora que podemos, esos que nunca debiste tener. Para qué necesitas tú tantos privilegios sociales. Muérete. Cuando estes totalmente exprimido vendrán otros que desearán ser exprimidos. A nosotros nos da igual, ¿qué es la derecha o la izquierda?. Otros vendrán. Estos ya hicieron su trabajo y no los necesitamos. Pero ¿tú?, ¿qué has hecho tú?. Estás muerto y aún no lo sabes.