16 octubre 2010

Sísifo Restarts

No sé si fue la lectura temprana del Ensayo sobre el absurdo de Camus, que me llegó como regalo de mis hermanas cuando inciaba estudios filosóficos, o tal vez descubrir que mi complejo psicológico, más real y menos evidente, es el de Sísifo, lo que me enamoró de ésta figura para siempre.
Luego muchos han querido hacerme ver que jamás he cargado con su sufrimiento (aunque tengo dudas porque el dolor es siempre subjetivo), y que tampoco maté jamás a viajeros (eso sí), ni encarcelé a Tanatos (ya hubiera querido hacerlo cuando mi madre murió), ni engañé a Hades (los infiernos que he pisado siempre me dejaron quemaduras).
Así que los críticos que me quieren sugieren que (me ocurre que), suelo recomenzar y eso no es tan grave. El sistema se recompone una vez más y no pasa nada. El problema es que me cuesta asimilarme a un güindous cualquiera (sistema que abandoné hace años) y me temo que, aunque algunos de mis reinicios son fallos internos (mi sistema colapsa como cualquier otro), muchos reinicios me vienen impuestos o son de obligado cumplimiento.
En eso estamos a fecha de hoy. De momento me levanté con dolor de cabeza, vómitos y mareo (como un embarazo cualquiera). Seguiremos informando.