22 septiembre 2010

La sal necesaria (o el salario mínimo)


Sobre estas cosas que explican por qué los británicos pueden comprar una casa en la playa y vivir de su pensión mientras que nosotros no podemos hacerlo ni siquiera trabajando parece que la UE intenta poner un mínimo. Imagino que tal mínimo -si llega a hacerse (ya que se opondrán los que ahora no lo tienen)- será la media (que como todo el mundo sabe no son buenas ni para las piernas) y al final quedaremos como ahora, como siempre. Siempre igual.