02 julio 2010

Trilogía


A veces haces algo por alguien y a veces ese alguien lo agradece (sólo a veces) En este caso así ha sido y no ha dejado de sorprenderme el gesto por lo escaso que es siempre. Ha llegado a mis manos, merced a un amable regalo de C., la trilogía más famosa de Robertson Davies, justo ahora -verano- es el mejor momento para leer libros gordos (1197 pp.). La trilogía tendrá que competir con la tetralogía de Pearl de la que ya hablé. Uno de los dos podrá más y aún no sé quién.